lunes, 27 de diciembre de 2010

2.2. EL LIBRO-ÁLBUM COMO EXPRESIÓN ARTÍSTICA.


Para entrar a comprender y reflexionar sobre el lenguaje artístico reflejado y empleado por los libros-álbum, es necesario partir de unas bases teóricas con respecto al lenguaje visual y literario que identifican propiamente el estilo de estas obras con carácter educativo e infantil, desde el texto de Dawn (1981), se quiere reflexionar sobre el movimiento Dadá y como sus elementos característicos llegan a tomar parte en la producción de libros-álbum contemporáneos.

La novedad del Libro-Álbum
Ilustración 37
Página del libro Renato, de Manolo Hidalgo.
Hoy en día las empresas editoriales cuentan con excelentes ilustradores y artistas especializados en el campo de la ilustración, la edición y la encuadernación de Libros-Álbum, mostrándonos nuevos cambios e innovaciones sugeridos por sus lenguajes simbólicos.


Del mismo modo, existe una relación intrínseca entre imagen visual, escritura y poesía; reflejando en sus innovadoras ilustraciones, cuadros desde el detallado dibujo con pluma y tinta, hasta el descomplicado cortado y pegado del collage. Todo con ayuda de los rápidos y cada vez más tecnificados ordenadores, los cuales han transformado la acción creadora de expresiones artísticas en creaciones con características mucho más espontáneas, eficaces y veloces para producirse y difundirse; del mismo modo, adquirir mayor libertad de expresar muchos más contenidos en cortos procesos de elaboración, retroalimentando sus lenguajes con los sistemas de programación multimediales que ofrecen las grandes suites de software internacionalmente reconocidas, como los de Microsoft, Adobe, Macromedia, entre otras más.

Asimismo, el libro-álbum se abre camino como un objeto descubridor, que además abre fronteras como mediación semiótica con lenguajes más perceptivos, con lo que genera una mayor interrelación y difusión comunicativa con otros tipos de públicos dentro del contexto formativo y educativo.

Universo de fantasías y emociones

Ilustración 38 
Página del libro El rey blanco, de Xavier Blanch.
Siendo el libro-álbum un objeto concebido desde una visión educativa y artística, no debemos olvidar esta última, cuyo origen parte de una necesidad expresiva y comunicativa por parte de un artista, quien ilustra las imágenes que se complementan con un texto escrito, también creado desde una óptica literaria que despierta desde las letras diferentes sentimientos en el lector o público oyente.


Por ese motivo, es muy frecuente encontrar títulos y obras muy emotivas, que a partir de sus historias para niños, logran capturar su atención y causar cierto goce emocional a través de la imaginación activada por medio de los sentidos, los cuales perciben en sus cautivadoras lecturas una importante fuente de conocimientos básicos para el aprendizaje y el desarrollo cognitivo de los chiquillos.

Pero, además de que el libro-álbum nos despierta sentimientos y emociones, cabe resaltar  su labor pedagógica y formadora de valores humanos, muy importantes para el proceso de cognición y reflexión del público que los forjará y convertirá desde sus propias experiencias y virtudes. Objetivo que se lograra también con la ayuda del maestro, padre de familia o interlocutor que este narrando y presentando el libro-álbum, lo cual deberá ser con una lectura consciente de sus alcances interactivos con otras experiencias y recepciones.

Otro de los aspectos por los que se involucra el libro-álbum como objeto auspiciador de emociones, es su función didáctica en una población infantil trastocada por los efectos negativos de una devastadora globalización mundial; atravesada por conflictos armados, políticos y religiosos extremos, la perdida y daño de los recursos naturales y los hábitos humanos, la violencia y el maltrato infantil, la desprotección, el abandono, la explotación sexual y laboral. Convirtiéndose en factores por los que hemos tenido que avanzar sobre una sociedad que transforma constantemente los sentidos del hombre y sus relaciones con los demás y el entorno; en esta medida, el libro-álbum busca a partir del campo de la literatura dedicada para niños, despertar en el lector infantil una conciencia más humana sobre nuestros actos, a través de un medio que invita al juego desde sus propios lenguajes, divirtiendo y recreando en esta forma una realidad dura de sobrellevar.


Del lenguaje artístico a la acción educativa

Como sabemos ya, el libro-álbum es una obra artística, que además de seducirnos con sus conceptos y estéticas innovadoras desde lo visual y lo plástico, como lenguajes específicos del arte; nos invita a una reflexión pedagógica, sin dejar atrás el fuerte y esmerado trabajo de los ilustradores y editores, quienes bajo un trabajo en colectivo junto a escritores o poetas, buscan una forma de trascender estas artes a campos más elevados del conocimiento, la cultura y el saber humano.


De esta manera proyecta establecer unas expresiones artísticas no solo al servicio de beneficiar a los propios creadores por su trabajo, sino de trascender sus artes al plano de la educación, encontrando en este su función pedagógica y social al ser compartida con un público en etapa de formación humana, con desarrollos cognoscitivos, adaptaciones individuales y sociales con entornos que necesitan ser transformados positivamente desde las acciones y el pensamiento de todos.

No se trata tampoco, que bajo la dirección, producción y creación de un libro-álbum, se obtengan grandes riquezas económicas, aunque tal vez si reconocimientos profesionales y artísticos; a su vez, logra en el campo de la educación alcances más allá de los económicos, llamando mucho más a una conciencia socializadora desde los mensajes que nos dejan estas obras y que necesitan ser mejor comprendidos por todos, especialmente por los niños, quienes serán los que habitaran un mundo de acuerdo a lo que nosotros como adultos les construyamos o destruyamos en un presente que necesita ser reparado constante e inmediatamente.

Estéticas diversificadas
Después de haber realizado algunas observaciones conceptuales y artísticas de algunas obras infantiles, considero que la gama de contenidos, estilos y temas son muy diversos; y aunque existan entre algunas cierta unidad, se marca la diferencia entre uno y otro a pesar de traten un mismo tema. De igual forma sucede entre temáticas, estilos y contenidos; mostrándonos de esta forma que cada vez existe más interdisciplinariedad de medios, conceptos y recursos empleados en la producción de las obras, que podrán así mismo ser catalogadas y dirigidas teniendo en cuenta las diferentes etapas y edades del público infantil, logrando ser eficazmente más difundido y reconocido su conocimiento y saber a todos los niños del mundo que se acerquen a los libros-álbum.

Por estas razones considero que, el libro-álbum debe ser concebido desde una perspectiva individual y personalidad propia, características que mantendrán esencialmente las diferencias entre unas y otras, aun si sus objetivos de enseñar algo especifico son iguales a los de otras obras.

Puede verse que si los clasificamos también por estilos comunicativos, los creadores de los libros-álbum coinciden en técnicas, pero hacen un buen uso de la infinitud de maneras como llevarlas a cabo, alterando o combinando entre si sus elementos básicos para el proceso de producción, generando nuevas y novedosas lecturas que refrescan las técnicas y dan el sello personal de cada uno de sus creadores.

De esta manera, el trabajo realizado por un ilustrador de libros-álbum efectivamente es influenciado por estilos y estéticas anteriores a ellos, manteniendo en esta medida cierta unidad que así mismo se rompe al verse reflejado en las novedades y creaciones que los artistas le imprimen a las obras.



El proceso creativo

Se ha visto que actualmente el trabajo realizado para la producción de  un libro se ha preocupado por llevar a cabo mayores acercamientos entre escritores, ilustradores, editores, encuadernadores, productores de formatos y comercializadores; para que desde cada una de las diferentes disciplinas y campos de acción lleguen a mutuos acuerdos colectivos en donde cada uno aprenderá del conocimiento y saber del otro, lo que proporcionara una mejor capacitación en las técnicas y la producción de las obras, generando una interdisciplinariedad en el proceso colectivo de realización de estas.

Por otro lado, existen también realizadores de libros-álbum muy autodidactas, quienes por sus propios medios desean y quieren aprender las formas, métodos y mecanismos que los capaciten para crear y producir una obra ilustrada. Esto es importante si tenemos en cuenta la eficacia de los medios multimediales, el Internet y la fácil adquisición de los recursos que ahorraran energía, trabajo y dinero, si un artista comprende y aprende mucho mas sobre la producción y comercialización de sus propias obras artísticas.

Como innovar
Retornando a nuestros orígenes infantiles, teniendo en cuenta los aprendizajes automáticos e inconscientes que se tienen, abordando temas que muchas veces desde nuestra perspectiva adulta no logramos percibir, no asumimos o gozamos plenamente desde nuestra posición como mayores de edad, frente a realidades muy observadas y vividas en nuestras sociedades y familias, que para la mente de un niño no dejan de ser experiencias desapercibidas como hechos aislados que también los afectan, pero que del mismo modo desean y deberían comprender mejor. Factores como el maltrato a los demás, todos los tipos de violencia que son generados por el hombre hacia sí mismo y hacía la naturaleza, y los cambios sociales y psicológicos del ser humano.
Ilustración 39
Página del libro Mientras se enfría el pastel, de Claudia Rueda.
Todo acontecimiento puede ser digno de narrar e ilustrar sin obviar el tiempo ni el espacio donde acontezca, ni los personajes, seres u objetos que intervengan en este. A veces el sinsentido puede guiarnos por caminos inexplorados del lenguaje, el conocimiento y el saber; ser consciente como artistas de crear para enseñar y construir nuevo conocimiento, más no para lucrarse económicamente  en grandes proporciones.


Evitar los rodeos del lenguaje, a los niños hay que llegarles con imágenes concretas y sencillas, donde sea fácil y rápido captar y transmitir el mensaje que se quiere dar, partiendo de medios definidos que despierten sentidos y reflexiones infinitas.

Los automatismos y el azar pueden ser elementos con los que también podemos contar, desvelando las constricciones de la razón y el materialismo, las cuales creemos que no deben ser reveladas a públicos tan jóvenes, siendo procesos cognitivos mucho más expresivos que generan más energía y optimismo en los pequeños lectores.

No cohibirnos a la realización de nuestras propias producciones literarias y visuales, mucho menos de dejar de aprender técnicas y métodos que nos capaciten mejor en los campos de la ilustración, la impresión, la edición, la diagramación, la encuadernación, la fabricación del papel y su comercialización; todos podemos sacar provecho de la imaginación y las habilidades artísticas que posee cada uno.

Reconocer en la actitud expresionista individual un escape de la dura realidad cotidiana, encontrando en esta una abstracción e interioridad reflexiva y personal, que no deja de ser algo que ata al hombre con la vida diaria. Podemos asimismo abordar y resolver los problemas que nos aquejan como adultos desde la literatura infantil.

Características de la estética visual del libro-álbum
Expresa primitivismo
Cultiva la gestualidad del artista
Experimenta con nuevos medios a través del collage y el lenguaje poético
Búsqueda de imágenes elementales, abstractas o surrealistas
Permite al azar que entre de vez en cuando en el campo de la composición y expresión artística
Recurre a imágenes transfiguradas
Genera goce, sentimientos y emociones
Son obras con características diferentes entre sí, aunque toquen las mismas temáticas y preocupaciones
Reflejan realidades industriales y tecnológicas  las cuales intervienen en el desarrollo del hombre actual.
Propone desorganizaciones poéticas de la realidad a partir de la imagen.

El estilo literario
Cuando leemos un libro-álbum observamos y percibimos que el lenguaje poético empleado es en verso o en prosa especialmente dirigido a un público infantil, combina figuras literarias y transfigura el lenguaje literario y escrito tradicional, a veces introduciendo palabras inventadas o frases, que alternándose con la imagen y otros conceptos generan lecturas alteradas y transfiguradas de cómo los conocemos y manejamos habitualmente.

Juega con los elementos fonéticos que desarrollan mejor la abstracción de la lecto-escritura en los niños, a través de la simultaneidad y el rudísimo que generan los poemas y relatos.















Publicar un comentario en la entrada